Sobre la deuda externa argentina y provincial

Por Ricardo Clemente Quintela – Desde hace un tiempo venimos  insistiendo  con la idea  de que la pandemia, que  llevó a paralizar la económica global,   desencadenaría un cambio en los paradigmas  con los que se venía  manejando hasta el momento. 

El default  o la  cesación de pagos de deudas soberanas,  es algo que en este momento de crisis  todos los países del mundo se están planteando. En el caso de Argentina,  lo que plantea nuestro presidente, no es precisamente  ir al default,  sino expresar la voluntad política de pagar,  en el marco de un entendimiento razonable para las partes. Se trata de una deuda que  contrajo el  gobierno anterior y  de dólares que en su mayoría terminaron  afuera del país a causa de la bicicleta financiera. Sin embargo, la continuidad institucional del Estado habla de que tenemos que cumplir las obligaciones con los acreedores.  Lo que pasa,  es que un país que no produce, porque se le destruyó el aparato productivo no va poder pagar; por lo tanto necesitamos recuperarnos,   vender al exterior y generar las divisas suficientes para poder afrontar el pago sin comprometer  la sustentabilidad. 

Esta lógica a la que hago referencia,  es la que Martin Guzmán nos  expuso a todos los mandatarios provinciales cuando participamos  en la reunión donde explicó  el plan de pago que propondría  nuestro país. En ese  momento  acordamos que lo que  necesita el país es un período de gracia,  o una quita de intereses y capital; o combinación de estos factores  que le permitan al país  viabilizar las condiciones para pagar. Finalmente la primera  propuesta elevada  no fue aceptada por los fondos,  pero su sustento político se mantiene  ya que se sigue negociando sin que los acreedores, pese a los primeros vencimientos,  hayan declarado el default.

En lo que se refiere a la deuda riojana  que forma parte de la nacional en cuestión, la  situación es la misma: la voluntad política  es pagar,   pero si no nos ayudan no podemos hacerlo. Teóricamente  la deuda se pagaba con lo que genera el Parque Eólico, si éste genera lo suficiente para hacerlo en muy  buena hora;  caso contrario la Provincia no tiene para afrontar el pago.

Lo que si pasó, y en el marco de la negociación de la deuda argentina, es que hace un tiempo el Gobierno nacional  abonó  una deuda que tenía con La Rioja y  nos pidió que hiciéramos el esfuerzo de pagar los intereses de nuestra deuda  de  alrededor de 14 millones de  dólares. Esto  fue un gesto que Nación a las provincias,  en el marco de las negociaciones que sostiene con el FMI y demás acreedores externos. Hoy  esta discusión con los grupos financieros  está en pleno desarrollo y la posición de nuestro país ha ganado  consensos en los actores  globales, que permiten suponer que  algo está cambiando positivamente  en las reglas del juego que antes eran impuestas básicamente por el capital financiero.

El texto surge a partir de declaraciones vertidas por Ricardo Quintela en el programa “Bajo La Lupa”, en su edición del jueves 21 de Mayo; conducido por el periodista Esteban Gianello, en Canal 9 La Rioja.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí