Tenemos derecho a creer que una transformación en favor del Pueblo está en camino

Más allá de las desigualdades que se  consolidaron  históricamente y de la situación extraordinaria que significa atravesar una pandemia, el panorama político  de la provincia abre lugar a la esperanza. Mal que le pese a la oposición neoliberal y conservadora,  La Rioja tiene un gobierno popular que avanza con hechos concretos  hacia los objetivos que prometió.

Faltan muchas cosas para garantizar el piso de igualdad de oportunidades que se propone el proyecto que lidera Ricardo Quintela,  pero  hay  acciones y gestos que legitiman  el derecho a creer  que una transformación de la matriz de inequidad que signa a la provincia está en camino.

El Plan Angelelli,  que se ejecuta con sentido federal, como respuesta integral de hábitat,  para aquellxs que en peor situación están;   el aumento de sueldo para empleadxs públicxs, posiblemente el más elevado a nivel nacional; las políticas de ampliación de derecho y paridad de género y  muchas otras de alcance universal  o puntual,  se consolidan en lo material y coyuntural pero van más allá de ello.

Son acciones que buscan volverse reflexión de ida y vuelta,   conceptos  que interpelen para llevar  la práctica política a un nuevo lugar.   Son avances que se abren paso  para decirnos que es posible  más unidad para la igualdad;  que es posible pensarnos más allá del individualismo y trabajar para vivir como comunidad.

Este punto de vista no es  un capricho descolgado que se plasma en una columna solo porque no había más  de que hablar.  El Gobernador  lo viene transmitiendo, lo hace  con insistencia visceral. En el acto en el que se anunció la habilitación de los fondos para provincializar  el Plan Agenlelli dijo: “No es solo un programa que tiene relación con lo material, sino, lo que se quiere es definir un concepto. Este Plan es una visión que tenemos  sobre el quehacer político”.  Lo dijo  ante lxs intendentxs, diputadxs  de toda la provincia y ante su propio gabinete.  

Ese mediodía en la Residencia,  Quintela  habló de unidad  ante el sufrimiento;  habló de dignidad e igualdad.   Habló de la necesidad de embellecer la comunidad; del desafío que tiene el gobierno en brindar seguridad  y posibilidades.  No fueron solo números los que se anunciaron.  En ese discurso el jefe político del PJ y el Frente de Todos  interpeló  a la dirigencia desde lo humano y lo ético.  Es necesario destacarlo, para entender que lo que propone sube la vara de lo que se  espera  de quienes tienen responsabilidades institucionales.

Puede que esto  suene a propaganda, o  que esta reflexión no le caiga en gracia a los sectores que nunca se sentirán conformes con nada, simplemente porque responden a otros intereses. Sin embargo  también es posible  que muchxs  no puedan  resistir  la tentación de  aprovechar  cualquier error,  indicio de ruptura,  para satisfacer el goce que provoca dejar de creer y así evitar exponerse a la frustración,  aún cuando se sientan progresistas. Para ellxs quizás estas líneas sí sean importantes. Y es a estxs compañerxs a quienes necesitamos conjugar en el proyecto para que se sumen a la acción desde el lugar que sea posible.     

El tema es  también ejercer el derecho a creer y aunque sea por un momento, un instante,  impedir que los cultores del odio logren su objetivo  de desanimarnos o  convencernos de que la política es basura.

Hay que admitir que en la hegemonía que construyó la industria cultural,   el morbo y el prejuicio  mueven más que los logros colectivos. Casi siempre el rumor de fracaso tiene más fuerza que el  ejercicio crítico que lo desmiente. Esa es la realidad donde nos toca dar  la batalla cultural.

 En este contexto  cualquier  valoración positiva sobre el avance de políticas para las mayorías, carece impacto en comparación con una novedad que apunte a desacreditarlas. Ante esto es necesario  operar por los  otros canales  que la resistencia popular  conserva en su mística, e inventar nuevos. Si creen que esto no es posible,  simplemente piensen en como hicimos para llegar aquí.  

Artículo anteriorCrecen las inversiones de plan habitacional en toda la provincia
Artículo siguienteLuz Santángelo Carrizo: «Nuestro gobernador es transparente en su pensar, sentir y hacer»

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí