Tras las elecciones Brizuela y Doria le ofrece a los PEM lo que antes rechazó de la Provincia

El caos que provocó el Pase a planta masivo, ilegal, por no tener previsión presupuestaria, explotó en sus manos de la Intendenta. Ahora, con la administración del municipio colapsada y con los trabajadores PEM frustrados y en pie de lucha por las falsas promesas, la propuesta de la intendenta para con los mismos, es la que en su momento rechazó del Gobierno provincial.

Luego de haber hecho el pase a planta masivo, la intendenta exigió el diálogo para tratar de llevar al Gobierno a un callejón sin salida. En medio de presiones, el 29 de octubre pasado, el Equipo Económico y Legal del Ejecutivo la recibió. En ese conclave el equipo encabezado el Secretario General de la Gobernación, Armando Molina y el Ministro de Hacienda y Finanzas Jorge Quinteros le dio a la intendenta una respuesta que se enmarcaba en mejoras salariales diseñadas para el sector en todos los municipios de la provincia. Con lo que se propuso desde Provincia en ese momento, los ingresos para los PEN avanzarían a 25 mil pesos mensuales, que es el número que hoy Brizuela y Doria les ofrece.

En la reunión de ese día, signada por las acciones de presión que la propia intendenta impulsaba, el Gobierno provincial le advirtió sobre los riesgos y consecuencias que implicaban para el municipio y sus trabajadores, no hacer marcha atrás de manera inmediata con los decretos de designación, pero de nada sirvió. Evidentemente la estrategia electoral pesó más que el bien común.

Hoy, Brizuela y Doria no pierde oportunidad para victimizarse; se siente amenazada por el reclamo de los trabajadores a quienes usó para embestir contra el Gobierno durante la campaña. Se siente desprotegida y amenazada por un conflicto que ella misma orquestó. Sin embargo, ninguno de estos sentimientos jugó en sus consideraciones a la hora de orientar una fuerza de choque que incendió el frente de la Residencia de Gobernadores y luego rodeó la Casa de Gobierno, impidiendo la salida de quienes se encontraban adentro. Al parecer, Brizuela y Doria tiene un sentido de la moral cuando está en campaña y otro cuando pierde las elecciones.

Las consecuencias de sus actos la están pagando los PEM y la comunidad capitalina en su conjunto. Entre los perjuicios para sus propios trabajadores, por quienes en campaña se rasgo las vestiduras, se puede mencionar el hecho de que buena parte de los que nombró en vano, fueron dados de baja en la Asignación Universal por Hijo.

Desde entonces los trabajadores quedaron en la nada. Pese a esto, la Intendenta no dudó a la hora de quedarse con los fondos de las retenciones que hace el Banco Rioja para el municipio, los cuales son devengados del monto que deposita la Provincia para los PEM. Resulta difícil pensar que con este tipo de actitudes la intendenta pueda ser creíble para sus trabajadores a la hora de proponer salidas.

Artículo anteriorPor incumplimiento en la transferencia de fondos al Banco Rioja Trabajadores municipales podrían perder la posibilidad de acceder a créditos y figurar como deudores
Artículo siguienteParque Eólico Arauco se adhirió al Pacto Global de las Naciones Unidas