Últimos días para inscribirte en el taller intensivo de lectura y escritura de poesía: “Cómo perder el miedo (y volver a encontrarlo)”

En el marco del programa “Letras en Conexión”, que continúa sus actividades durante el 2021, el Gobierno de La Rioja, a través de su Secretaría de Culturas, invitan a participar de la convocatoria al taller intensivo e incentivo de lectura y escritura de poesía “Cómo perder el miedo (y volver a encontrarlo)”, a cargo de Tamara Grosso y Gustavo Yuste.

El taller tendrá lugar en el mes de febrero del año 2021, con el objetivo de que las y los asistentes puedan comenzar un nuevo ciclo de escritura conociendo perspectivas diversas de la poesía contemporánea y las editoriales más activas de la actualidad. Se trata de cuatro encuentros semanales de manera online en los que se buscará trabajar de manera profunda y horizontal. Además, vía mail se podrán descargar archivos de lectura, consignas y cargar el material propio.

Los cuatro encuentros tendrán una duración aproximada de tres horas, de 19 a 22, y serán los días: miércoles 3, miércoles 10, miércoles 17 y miércoles de 24 de febrero.

Serán con capacidad limitada de hasta 15 personas, para poder trabajar en profundidad de manera colectiva y también con cada uno/a.

Para inscribirse, deberán completar las bases y condiciones subidas a culturalarioja.gob.ar, donde encontrarán más información sobre el taller, y enviar los datos solicitados al mail [email protected]

Ø Breve resumen de la propuesta:

A partir de consignas de escritura como disparadores y lecturas de otros autores y autoras, así como material teórico y ensayístico, se propone un espacio de trabajo, aprendizaje horizontal e intercambio. Durante las tres horas de encuentro pactadas, conversaremos sobre el material de lectura y revisaremos los textos producidos a partir de las consignas dadas la clase anterior, para incorporar nuevas herramientas a la hora de leer, escribir y editar.

Dinámica: Los primeros 20 minutos hora consistirán en presentación y diálogo con cada asistente para saber cómo estuvieron en la semana en relación con la escritura y lectura, fomentando el conocimiento interpersonal. Luego, alrededor de una hora, hora y media, se profundizará de manera teórica en función de los textos a trabajar en cada clase. El tiempo restante (una hora, una hora y media) se dedicará a ver las consignas de cada asistente, en los que además de opinar los talleristas, también podrá hacerlo otro de los alumnos para alentar el diálogo entre ellos y el trabajo horizontal. De esta manera se buscará equilibrar el trabajo práctico con la teoría.

Ø Temas a abordar durante los encuentros:

Escritura:

  • Ser poeta es ser escritor: la poesía es un campo minado de lugares comunes. ¿Cómo reconocerlos y evitarlos lo mejor posible? Abandonar las visiones idílicas relacionadas a la poesía y verla como una práctica cotidiana.
  • Trabajar el poema como un objeto: tomar distancia de nuestra propia experiencia y escritura para analizar los poemas como objetos casi ajenos, a los cuales se les puede dar una mejor forma que la original.
  • Reconocer la voz propia: identificar nuestras influencias y nuestras particularidades a la hora de escribir. Flexibilizarlas y fortalecerlas es parte de un mismo paso.
  • Moldear la sentimentalidad y la autobiografía en un poema: aprender a tomar distancia del
  • “Yo” una vez escrito un poema y, tal como hicimos referencia anteriormente, verlo como un objeto casi ajeno. Así, se puede apreciar de qué manera cada poema lograría su máximo potencial para llegar a un lector y no quedar en el terreno del diario íntimo.
  • Ejercicios de escritura para tomar ritmo: tanto para quienes ya tienen el hábito de escribir, como para quienes aún no se sienten del todo confiados, existen ejercicios de escritura que sirven para entrar en calor, perder el miedo y, sobre todo, volver a recuperarlo para que la literatura siga siendo apasionante.

Lectura:

  • Leer es el primer paso para escribir: leer es quizás el mejor entrenamiento y potenciador de nuestra escritura. Además, no hay nada más motivador que un texto que nos guste para intentar escribir algo que quizás se le acerque alguna vez.
  • Conocer a los contemporáneos: ¿qué escriben los de mi generación? ¿Existen patrones en común? Leer tanto a quienes alcanzaron cierto “renombre” como a quienes aún no, ayuda a mantener una idea ágil y actualizada de la literatura. Así, no nos dejamos seducir por esa frase tan repetida: todo tiempo pasado fue mejor.
  • Ecos poéticos: ¿cómo se puede leer a las generaciones pasadas? Reconocer las influencias en los autores contemporáneos, bucear entre lo que se puede pensar como antiguo o pasado “de moda”. Ampliar nuestra biblioteca de lecturas es, en definitiva, aumentar nuestros recursos para la escritura y la vida.
  • Cómo aprovechar incluso aquellos autores que no me gustan: hablar de autores y estilos que nos generen algún tipo de rechazo para ver cómo opera eso en mi propia búsqueda personal a la hora de encarar un poema.
  • Trabajar el poema ajeno es trabajar mi propia escritura: a la hora de los comentarios sobre los trabajos ajenos, estar atento a cómo todo lo que se dice puede funcionar en mis poemas. El estado de disponibilidad (Fabián Casas) es clave a la hora de trabajar.
  • Encontrar la poesía dentro de otros géneros (literarios o no): la narrativa, los ensayos, las conversaciones orales, los chats privados; en todos lados es posible encontrar poesía o disparadores que nos ayuden a escribir, nos sirvan de puntapié inicial o despierten una nueva visión sobre lo que nos rodea.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí