Un Femicidio cada 22 horas

La víctima del Femicidio perpetrado por Mauro Peña, fue encontrada durante la noche de ayer, en su vivienda del Barrio El Alto, en la localidad de Olta, luego de haber intentado realizar una denuncia para resguardar su vida. 

Poco antes de la media noche el cuerpo de Melina fue encontrado por su madre, quien se comunicó con emergencias y las fuerzas de seguridad, que se dirigieron a la vivienda ubicada en el barrio El Alto.

Luego de constatar el deceso, se preservó inmediatamente el lugar del hecho y hacia las 23 horas se hicieron presentes en el lugar la Jueza de Instrucción en lo Criminal y Correccional de la tercera circunscripción Judicial, Adriana Loureiro, y el Médico Forense Javier Carbel. 

Si bien el hecho fue calificado como “Muerte dudosa”, el autor del femicidio, Mauro Peña, quien fuera su pareja, se entregó alrededor de la media noche, luego de demostrar una conducta fría, calculadora y carente de sentimiento de culpabilidad al seguir su día con normalidad luego de haberle arrebatado la vida a su pareja. 

Mauro Peña, ese mismo día amenazó de muerte y Melina tuvo la intención de renovar la orden de exclusión del hogar, porque en los últimos días habría vuelto a sufrir situaciones de violencia y amenazas, por lo que determinó abandonar la vivienda en la que convivían y resguardarse en la casa de su madre. 

Según la Dra Wamba, Asesora de Violencia de Género en Olta, con quien Melina se comunicó horas antes del Femicidio para pedir ayuda “tenía una orden de exclusión del hogar y protección desde el 27 de octubre de 2020 por el término de 90 días en contra de su ex pareja. Y tenía intenciones de renovar dicha restricción, ya que a pesar de que en el transcurso de este tiempo habían vuelto a convivir , estos últimos días volvío a sufrir violencia y reiteradas amenazas en contra de su vida”. Además Wamba fue contundente “Hubo una falta de seguimiento porque volvieron a estar juntos cuando no se podía, falto el trabajo interdisciplinario de profesionales que puedan brindar contención psicológica a la víctima y el seguimiento de su caso”. Y descartó la hipótesis de suicidio “De la forma que ella me hablo de su tema me parece una locura pensar que se quisiera quitar la vida. Hay que pedir justicia por Melina no puede quedar esto así” concluyó.

Melina era una madre joven, inmersa en el círculo de la violencia, intentando el distanciamiento luego de la etapa explosiva. Una víctima de su agresor, de un sistema viciado por el machismo y un Estado cuyas políticas no alcanzan a la hora de resguardar la vida de las víctimas de violencia de género. ¿Cuantas más deben morir? 

El primer paso para romper el ciclo de la violencia es buscar ayuda; Allí se encontraba Melina, sabiéndose desprotegida, vulnerable, rogando ayuda, rogando por su vida, siendo revictimizada por autoridades policiales y judiciales, por procesos que se abandonaron, por seguimientos que no se hicieron.

El caso de Melina es el segundo Femicidio que ocurre en nuestra provincia en menos de un mes. Según registros del Observatorio MuMaLá se comete un Femicidio cada 22 horas y entre el 1 y el 15 de enero de 2021 se registraron 16 femicidios y 16 intentos de femicidios, a partir de los cuales 21 niños, niñas o adolescentes se quedaron sin madre. 

Además, el 74% de estos hechos fueron cometidos por parejas o ex parejas, el 64% ocurrieron en la vivienda de la víctima y el 19% de las víctimas había denunciado a su agresor con anterioridad.

Ante el indómito crecimiento de las cifras, la recomendación se dirige hacia la prevención, recordando a las víctimas comunicarse al 144, número de atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia por razones de género y al 911 en caso de riesgo o emergencia. 

Artículo anteriorHomenajearon a los riojanos y riojanas que participaron de la gesta heroica Zelada Dávila Larrahona
Artículo siguienteTodo listo para que Rioja Bus arranque la segunda quincena de Febrero

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí