Un salvavidas de plomo para la Intendenta libertaria

Para ayudarla a la intendenta de Verdad,    alguien le tendría que explicar que su berrinche político ha quedado fuera de lugar. Explicarle por ejemplo,  que su espacio ya no cuenta con sustento popular alguno y  que a esta altura de los acontecimientos ya nadie cree  que la decisión de hacer un  pase a planta masivo,  sin previsión presupuestaria,  fue un acto de compromiso con los trabajadores.

Lo cierto es que esos trabajadores,  que en un principio le creyeron y  fueron arrastrados a una  operación desestabilizadora, para incidir electoralmente,  hoy se sienten víctimas  y están en un plan de lucha para conseguir los que les prometió. Sin embargo, lo más probable es que en el fondo estén esperando su renuncia, lo cual ya es un sentimiento generalizado. Esto es así  porque con el correr de los días la manipulación a quedado al desnudo. Y por otro lado la sociedad en su conjunto está más cerca  de entender que la realidad de la precariedad laboral que el Gobierno provincial  vine tratado de desandar de manera sostenida,  en todos los ámbitos del estado y en todos los municipios de la provincia,  no se puede solucionar con un berrinche oligárquico. De hecho el Frente de Todos fue dos veces más votado que el partido de Brizuela y Doria.

Es en este marco,  que el gobernador  Gerardo Morales por segunda vez intenta ayudarla. Lo hizo días antes de las elecciones pasando por  la provincia sin pena ni gloria,  cuando la Intendenta incendiaba la Residencia y rodeaba la  Casa de Gobierno.  Y hoy volvió a hacerlo  cuestionando las garantías institucionales de la provincia  con un escueto y penoso comunicado a través de Twitter  que lejos de parecer un verdadero respaldo político parece un salvavidas de plomo.

 La respuesta del gobernador Quintela, replicada masivamente, eximen a este artículo de la necesidad de explicar por qué el Gobernador de Jujuy  no tiene autoridad Moral para opinar sobre violencia institucional.

 La actitud tozuda de la intendenta, que en la previa de las elecciones se explicaba en el marco de la operación de descredito al Frente de Todos en la provincia, para intentar garantizarle un diputado a su fuerza política en la Cámara,  fracasó;   ni si quiera sirvió   para contener los votos que se le fueron al sector libertario. Y dicho sea de paso, lo que hoy hace la intendenta es un claro ejemplo de que lo que  plantean los libertarios, puede servir para atraer incautos,  pero lejos esta de ser una política para aplicar dúrate la gestión, ni siquiera dentro de un municipio.      

La precariedad laboral es una realidad provincial,  nacional y global,  que necesita de avances que  se encuentran en las antípodas de los programas de gobierno que promueve el sector que representa  Brizuela y Doria y compañía en la provincia.

Por Alejandro Romero

Artículo anteriorPor primera vez el Gobierno provincial cuenta con un Presupuesto con Perspectiva de Género para el ejercicio 2022
Artículo siguienteGabriela Pedrali: “Seguiré trabajando por una Rioja pujante y federal”