Una afrenta para quienes lucharon y luchan contra el neoliberalismo

Finalmente el supuesto homenaje al Riojanazo terminó siendo una movida para presionar al gobierno y una forma de desvirtuar la memoria de lo que representó aquella gesta histórica contra el neoliberalismo. En concreto, Brizuela y Doria y algunos dirigentes sindicales solaparon sus demandas corporativas con un homenaje que pretendió funcionar como un reclamo legitimo.

Esta actitud de la militancia macrista y la burocracia sindical, contrasta con el silencio al que se llamaron, en su mayoría, cuando el gobierno de Macri declaró la prescindibilidad de los trabajadores y trabajadoras del Estado. Sólo en el primer año de la gestión de Cambiemos casi 8.000 empleados de la administración pública fueron despedidos.

Lo que queda claro es que el reclamo, mas allá de que existen necesidades, lejos esta de ser una expresión coherente con el presente del movimiento obrero y la lucha popular contra el neoliberalismo. En todo caso, se trata de una afrenta al verdadero espíritu de la lucha que busco homenajear y también una provocación al Frente de Todos, toda vez la provincia ha declarado al empleado público como trabajadores y trabajadoras esenciales; y Ricardo Quintela ha reafirmado su convicción de garantizar un empleo digno a todo trabajador y trabajadora del estado precarizado.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí