“Unidos salimos mejores y nunca dominados”

Por Hugo Doliani – No fue un recuerdo precisamente, sino una corta charla al pasar, pero igual me vino a la memoria aquella mesa de los sueños. No estábamos en Papagrande, sino en su despacho de la Casa de Gobierno, donde suceden cosas todos los días. Armando Molina, Secretario General del gobierno de la Provincia, y le pregunté al pasar: ¿Qué relación hay entre aquellos sueños peronistas y los de hoy? ¿Qué les dirías, si pudieras, a los parroquianos de ayer y a los ciudadanos de hoy?

Apurado por los asuntos pendientes y preparando su mate individual, respondió sin dudar:

«Estamos escribiendo peronismo, que no es como muchos creen que es estar en el poder, sino amar al otro, al que más necesita y al que tiene. Es una visión de Estado que regula los mercados, los valores y los derechos de todos y cada uno, empezando por los que trabajan.”

En tanto caía el primer chorro del termo, siguió hablando.

“El peronismo es productivo y se vale de lo financiero para crecer, para invertir, para poner en marcha la economía. Una economía solidaria y soberana. El peronismo es popular o no es. No difiere de aquel radicalismo de Yrigoyen, ni siquiera en el fondo del de Alfonsín. Los valores similares nos unen.”

“Quienes lo nieguen, de un lado o del otro, están traicionando los mismos valores de la Patria. El peronismo cura, porque es democrático y atiende la Salud de todos en plena pandemia».

«No hay peronistas ni radicales de un lado y del otro, porque no se puede ser víctima y victimario a la vez. Quien se cruza para el lado del neoliberalismo, como dice Francisco, mata. Y ese es nuestro verdadero enemigo a vencer. El peronismo, lo nacional y popular, es federalismo puro, quien así no lo entienda traiciona las verdaderas banderas del Pueblo. Levantemos los brazos, unidos salimos mejores y nunca dominados».

«El peronismo es sanmartiniano, profundamente cristiano y sin dudas, federal”.

Punto final para un cruce informal, se me bailaron algunos duendes militantes, aunque esta vez, lejos de la Vieja Estación. AM, como me gusta decirle se quedó con su mate y yo, barbijo puesto me fui a mi casa, donde estoy cumpliendo la cuarentena, respaldado por quienes, como AM, siguen escribiendo el peronismo, amplio, como debe ser.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí