Vanina y Ema regresaron con apoyo del Gobierno provincial después de semanas varadas en Buenos Aires

Vanina Pereyra es mamá de Ema Luz, las dos viajaron a Buenos Aires para que la pequeña pudiera ser sometida a una cirugía, después de una operación exitosa por una cardiopatía congénita y 50 días lejos de su casa, llegaron a La Rioja, con apoyo del gobierno provincial, para celebrar la vida y disfrutar de un nuevo comienzo.

Vanina dio cuenta de la odisea que tuvieron que vivir para poder regresar a su casa junto al resto de su familia. Según comentó que “el 6 de agosto nos dan el alta y comienzan las complicaciones para poder volver. En el sanatorio revisan la bebé y hacen el pedido de traslado a la obra social OSECAC, y desde la filial en Buenos Aires me dicen que el pedido de traslado no estaba hecho”.


Finalmente explicó que, entre idas y venidas con la obra social, un periodista de Clarín se contacta con el secretario de la Gobernación Armando Molina, que por pedido expreso del gobernador Ricardo Quintela, instruye a la titular de la Casa de La Rioja en Buenos Aires, Fabiana Oviedo, quien por otro lado comienza hacer las gestiones para que puedan volver en una ambulancia del gobierno de la provincia y comienza a mediar con la obra social para acelerar los trámites.


“Seguí insistiendo con OSECAC donde me dicen que tienen que juntar un cupo de personas para hacer una inversión de traslado. Luego de insistir me ofrecen volver en un remis, yo acepté, pero las recomendaciones desde Casa de La Rioja pedimos volver en ambulancia, dada la situación de la bebé”, narró.


Paralelamente indicó que “necesitábamos tener el hisopado de las dos, cosa que no nos habían dicho desde la obra social, fue así que el gobierno de La Rioja pagó los hispados con valor de más de 11 mil pesos”.


Finalmente, este último sábado, pudieron volver a La Rioja, en una ambulancia que puso la obra social y con los hisopados con los que colaboró el gobierno provincial. Aunque no se pudieron encontrar con su familia, Vanina y Ema Luz se encuentran en su hogar auto aisladas. Ahora les queda seguir luchando para que la bebé se encuentre controlada y evolucionando en su bienestar.


“Vivimos 50 días en Buenos Aires con cosas buenas y malas, Ema Luz está bien de su operación, es una guerrera y ahora vamos a empezar con los controles médicos”, finalizó la mamá.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí