“Viva la libertad” de autodestruirse, la propuesta manipuladora de Milei

Es fácil vender la libertad descocada y berreta  de Milei en el contexto de la hegemonía mediática del poder real. Es la misma libertad  que llega hasta donde aparece la de los demás, la del Sentido Común, pero en este caso la propuesta  incita  a autodestruirse para  destruir una democracia. Por Alejandro Romero

Thomas Hobbes, gran  pensador  de la modernidad burguesa, toma un concepto de las ciencias naturales,  el principio de inercia de los cuerpos  de Galileo, donde éstos solo se detienen ante un obstáculo que los frena y lo aplica a lo social.  En su libro Leviatán,  lo usa como principio sociológico para definir la libertad. Soy libre, en tanto y en cuanto nadie se oponga a mis movimientos,  todo está permitido menos lo prohibido. O sea, la libertad se define de manera negativa,  por la ausencia de obstáculos.

“El derecho de uno,  llega hasta donde empieza el derecho del otro”,  es una “verdad” instalada en el Sentido Común  por el capitalismo,  que concibe los límites de la  libertad en los  demás. En última instancia,  los otros son competidores frente a la libertad individual, ya que mientras más libres sean éstos,  menos libre soy yo. Es la libertad de mercado.

La propuesta del economista mediático invita, sobre todo  a la juventud, a inmolarse, a chocar  con el orden establecido por los mismos que a él  lo auspician; a romper el contrato social en una competencia descarnada entre los desplazados por el sistema,  pero además,  a romper con la libertad en términos de emancipación. La propuesta de Milei,  lleva  al extremo el concepto de la libertad  negativa con la clara intención de fagocitar el contexto de unidad popular que tanto aborrece el poder concentrado.

La idea del referente ultraliberal,  es  llevar los caprichos y deseos al extremo, como hacen los ricos en la medida que poseen. Es el sueño de los propietarios bajado a los esclavos para que se autodestruyan. Invita a satisfacer el deseo desenfrenado,  sabiendo de antemano que estos no podrán concretarlo.  Invita a destruir  un gobierno con la lógica  de los caprichos y berrinches de los millonarios, pero sin el poder de los millonarios y bajo un orden establecido para garantizar la propiedad por medio de la fuerza.

La propuesta opera sobre las adolescencias y lxs  más jóvenes, quienes recién están conociendo el mundo,  para confundirlos y usarlos como fuerza de choque contra sus propios intereses.  Es la mala leche de una oposición  perversa,  usando su tecnología de manipulación.

Por prepotencia de los medios hegemónico,  un candidato del establishment, afín a Macri,   promueve un enorme retraso cultural  para destruir un gobierno popular y garantizar los privilegios de sus solapados auspiciantes.

La otra forma de concebir  la libertad del individuo;  es la que se expresa unida a la de los demás y de esa forma se  multiplica,  se prolonga. Es pensar que soy libre en la medida que los demás también lo son. Es respetar las reglas que nos dimos como comunidad. Es darnos a nosotros mismos las reglas que nos rijan, sin que nadie nos las imponga, es una construcción  que nos hace más libres y soberanos viviendo en comunidad. La libertad es la democracia que construimos colectivamente, la que tenemos,  aun con todas sus falencias.  

Que hoy Milei,   funcionario de grupos que formaron parte de la Dictadura,  que quieren resguardar sus privilegios, hable impunemente de libertad  por los medios de comunicación, significa lamentablemente el surgimiento de un peligroso obstáculo a la verdadera libertad.  

Artículo anteriorEducación amplió las orientaciones para la modalidad de Jóvenes y Adultos
Artículo siguienteLa Rioja es la provincia donde más creció el empleo asalariado registrado en el lapso de un año